Bases de datos, herramienta imprescindible para el marketing de empresa

No por el hecho de tener una base de datos relativamente extensa, se puede garantizar su eficacia en distintas acciones de Marketing. Es necesario parcelar, acotar, etiquetar, definiendo su extensión y potenciando su utilidad.

Hoy en día, las bases de datos para empresas son una herramienta de primera necesidad. Todas necesitan dirigirse a clientes potenciales, por lo tanto, las bases de datos de consumidores y particulares, cuando procede, representan la piedra angular de las acciones dirigidas al mercado. Saber segmentar estas bases de datos implica el esfuerzo inmediato y necesario de las empresas que aspiran a rentabilizar sus esfuerzos publicitarios.

Alcanzar la atención del consumidor es un esfuerzo de estrategia y organización. El potencial cliente está a un solo clic de rechazar cualquier propuesta presentada, ya sea porque no se encuentra identificado con ella, o porque simplemente no resulte de su interés. Por esta razón, toda dedicación destinada a seleccionar las características del destinatario será poca si queremos conseguir el beneplácito de nuestro potencial cliente. Para poder seleccionar una lista de distribución, es necesario saber qué similitudes y qué diferencias existen entre ellas. El resultado ideal sería el de provocar la sensación sobre el potencial comprador, de que se trata de alguien importante, a tener en cuenta y de cuyos gustos e intereses nos estamos ocupando.

Si queremos construir una buena segmentación de nuestras bases de datos, será necesario reflejar sobre ellas todas las variables cuantitativas posibles, que nos permitan después asignar a cada contacto en las diferentes listas de distribución a crear. Será necesario, pues contar con herramientas del mercado que nos faciliten la labor encomendada. Dichas herramientas son los famosos CRM (Customer Relationship Management), o programas de Gestión de a través de la Relación entre Clientes. Es decir, programas que nos facilitan la gestión de clientes a través de su estado actual, pasado, o prospectado a futuro.

Si queremos construir una buena segmentación de nuestras bases de datos, será necesario reflejar las variables cuantitativas posibles.

Toda segmentación que se realice tiene que tener en cuenta similitudes y diferencias, basadas siempre en datos objetivos que cumplan las siguientes características: En primer lugar tienen que ser segmentos a los cuales se pueda acceder, esto quiere decir que de nada nos sirve tener una lista de contactos de los cuales sabemos que no obtendremos una lectura, por indefinición de cualquier factor, por tanto la lista de correos iniciados mediante info@... no aporta una calidad considerable sobre los contactos obtenidos. Por otro lado, todos los segmentos tienen que ser medibles, cuantificables, seleccionados en función de conceptos objetivos. En este sentido, las características más básicas y frecuentes son el sexo, la edad, la zona geográfica a la que pertenece, situación socioeconómica del potencial interesado… etc, aunque dependiendo de la acción a emprender estos pueden ser sólo unos de los pocos a tener en cuenta. Por último también será necesario que los segmentos obtenidos sean relevantes, significativos de cara a la cuantía total potencial.

Con las herramientas adecuadas, la segmentación de bases de datos se puede establecer incluso por dispositivos de lectura, smartphones, tablets u ordenadores. Toda herramienta es válida según su finalidad y nuestros propósitos. Hay que tener siempre en cuenta que en una campaña de marketing online ha de estar basada sobre objetivos realistas, con un público objetivo determinado y una oportunidad de mercado definida. Contando con todas estas variables podrá obtenerse un ROI (Return of Investment) o Retorno de Inversión acorde a los objetivos planteados.

Una campaña de marketing online ha de estar basada sobre objetivos realistas, con un público objetivo determinado y una oportunidad de mercado definida.

De cualquier manera, a la hora de planificar y llevar a cabo la acción que tenemos en mente, es necesario que mediante el criterio de nuestro producto, las bases de datos bien segmentadas, y las estrategias que se planteen, se pueda responder a las preguntas clave de cualquier iniciativa: ¿qué?, ¿quién?, ¿cuándo?, ¿dónde?, ¿cómo? y ¿por qué?. Estas preguntas bien trazadas y bien respondidas nos dejarán en una buena posición, capaz de orientar y dirigir nuestros esfuerzos hacia objetivos deseados. Al final de los esfuerzos descritos, se podrá llevar a cabo una buena campaña sobre correos electrónicos, ya que hay que tener en cuenta que, a pesar de que estaban considerados como una vía tendiente a desaparecer, lo cierto es que al cabo de los años, y a pesar de la aparición de las redes sociales (un tema a tratar aparte), el email marketing sigue siendo una herramienta en cualquier campaña de marketing digital.

En definitiva, es importante gestionar y elaborar las bases de datos de las empresas, dedicando tiempo, recursos y esfuerzos a segmentarlas, para para obtener un mejor rendimiento en su clasificación de consumidores y particulares, sacando partido a las iniciativas de marketing online que se puedan plantear.

Deja tu comentario